domingo, 22 de agosto de 2010

Cualquier Tiempo Pasado Fue Peor





 Cuantas veces oímos decir cosas como, “la fruta ya no sabe como antes”, “los políticos de hoy en día ya no son como los gobernantes de antes”, y mi queja favorita: “la juventud de hoy en día ya no es como era antes”.

Si crees que la juventud de épocas pasadas era mejor que la de hoy, te interesaría leer los siguientes tres párrafos:
“Vivimos en una época decadente, los jóvenes ya no respetan a sus padres, son groseros e impacientes, frecuentan bares y no tienen dignidad.” (Inscripción en una tumba egipcia, 3000 años A. C.)
“Los jóvenes se han vuelto irreverentes y holgazanes. Nunca serán como aquellos jóvenes de antes. Van a ser incapaces de conservar nuestra civilización.” (Fragmento de escritura cuneiforme, de un documento encontrado en Babilonia, 2000 años a. C.)
“Nuestros jóvenes ahora aman el lujo, tienen pésimos modales y desdeñan la autoridad. Muestran poco respeto por sus superiores y prefieren la conversación insulsa al ejercicio. Los muchachos son ahora los tiranos y no los que colaboran en sus hogares. Ya no se levantan cuando alguien entra en el hogar, no respetan a sus padres, devoran la comida y tiranizan a sus maestros.” (Sócrates, según sus discípulos, siglo IV a. C.)

Como ves la nostalgia es un anhelo del pasado excesivamente idealizado. Hay cosas en la vida que son como son. Los jóvenes siempre han estado (y serán) irreverentes, groseros, decadentes e impacientes. Las memorias cariñosas de niñez o de épocas pasadas son en la mayoría de los casos distorsionadas por nuestra percepción.

Nuestra percepción es selectiva. Cada segundo recibimos una cantidad abrumadora de bits de información a través de nuestros sentidos. Esta avalancha de información agotaría a cualquier organismo. Por lo tanto la naturaleza nos ha equipado con “filtros” para reducir nuestra experiencia de la realidad. Por ejemplo ahora mismo que estas leyendo esta frase no te das cuenta de las sensaciones en tu pierna derecha. En el momento que has leído “pierna derecha” has percatado las sensaciones en esta parte de tu cuerpo.

Nuestros sentidos, entonces, al percibir la realidad, la distorsionan. Por esta razón nos parece que en el pasado nuestra vida era mejor: que las vacaciones del verano de hace años eran más divertidas; que el pan de hace 30 años era mas sabroso; que los jóvenes respetaban mas a los adultos y una larga lista de recuerdos nostálgicos.

Esta visión rígida y nostálgica del pasado nos bloquea. Se convierte en una trampa de excusas para no vivir la vida plenamente. Cómo escribe Émile Cioran: “Nuestros rencores derivan del hecho de que, al permanecer por debajo de nosotros mismos, no hemos sido capaces de alcanzar la meta. Esto nunca se lo perdonamos a los demás.”

Te invito a vivir la vida con una orientación hacía el futuro. Libérate del pasado y empieza a vivir el presente para construir un futuro mejor. Sería oportuno repetirnos varias veces, como una autosugestión hipnótica las siguientes frases: “Cualquier tiempo pasado fue peor. Lo mejor está por llegar”.

2 comentarios:

  1. Nostalgia.....

    No des vueltas al pasado, pues no lo puedes cambiar, que no te agobie el futuro pues no sabes si llegará, disfruta de tu presente y no lo dejes escapar, porque cuando se vaya jamás volverá (Pacoyo)

    Cuatro cosas hay que nunca vuelven más: una bala disparada, una palabra hablada, un tiempo pasado y una ocasión desaprovechada (Proverbio árabe)

    Aprendamos de nuestros errores, muchas veces deberiamos usar nuestro pasado como trampolín, pero lamentablemente lo usamos como sofá (A.Mazariegos)

    ResponderEliminar